El recibo de la luz ha subido en España un 85,7% en los últimos 15 años. Según los datos de FACUA, este incremento supone 450€ más año por hogar.

En Distrito Natural defendemos que la energía mejor aprovechada es la que no se consume. Por eso, creamos viviendas de alta eficiencia energética y que reducen las necesidades de calefacción y refrigeración, los dos factores de mayor consumo en un hogar.

 

Mientras la certificación energética más habitual en nuevas promociones es la ‘D’, las promociones de Distrito Natural cuentan con la máxima certificación, ‘A+’. De esta manera, nuestras viviendas ecológicas reducen la factura eléctrica en un 64% respecto a la media de las viviendas de nueva construcción en España.

 

 

Para lograrlo, construimos Edificios de consumo de Energía Casi Nulo (EECN o nZEB en inglés) de acuerdo con la normativa europea para 2020. Pero vamos más allá, diseñamos siguiendo los criterios del estándar más exigente del mundo, el Passivhaus.

 

A través del diseño bioclimático del edificio, aplicamos soluciones que logran reducir el consumo en calefacción y refrigeración por debajo de los 15Kw/hora/m2: un alto grado de aislamiento térmico, carpintería mixta de altas prestaciones en madera-aluminio, diseño libre de puentes térmicos, hermeticidad al paso del aire, ventilación de doble flujo con recuperación de calor, aprovechamiento de la luz solar y acristalamientos triples, entre otros.

 

 

Escala Certificación Energética de Edificios

De esta manera, el gasto en energía para climatización y agua caliente en un piso de 80m2 de Distrito Natural es de 360€ anuales, un 64% menos que en piso convencional con certificación ‘D’, cuyo gasto anual es de 990€. Al reducir drásticamente el consumo y obtener hasta el 40% de la energía necesaria a través de paneles fotovoltaicos, nuestras viviendas tienen menor dependencia de los precios de la energía.

 

Pensando en el medioambiente, además de un ahorro económico, las ecoviviendas de Distrito Natural no tienen emisiones de CO2. Los edificios se electrifican completamente, por lo que desaparece la combustión de gas u otros hidrocarburos, y la energía contratada es 100% renovable: son edificios CO2Nulo.