Los edificios son responsables de entre el 35-50% del total CO2 que emitimos a la atmósfera. Nuestras viviendas minimizan ese impacto y compensan su huella de carbono: son las viviendas CO2 Nulo.

El CO2 es el principal causante del cambio climático, actualmente nos encontramos en cifras históricas de concentración de este gas desde el inicio de la industrialización. Sus efectos ya son palpables y el momento de atajar este problema no puede esperar más. Especialmente en el sector de la edificación, que supone el 36% del CO2 emitido y el 40% de la energía consumida anualmente en la Unión Europea. 

 

Es por ello que Distrito Natural diseña y construye edificios CO2 Nulo, que generan su propia energía renovable a través de paneles fotovoltaicos y compensan las emisiones de CO2 derivadas de su construcción mediante programas de compensación de huella de carbono. 

 

Abordamos esta cuestión desde una perspectiva global. Al construir, usamos aquellos materiales con una menor huella de carbono tras analizar el análisis de su ciclo de vida. Por ejemplo, el cemento es responsable de emitir más de 1.500 millones de toneladas de CO2 cada año, una cifra que triplica la emisión de la aviación mundial. 

 

Por este motivo, nuestras viviendas tienen, entre otros materiales sostenibles, una estructura de madera certificada, un material con una huella mucho menor y que puede reintroducirse en el economía circular al acabar la vida del edificio. No obstante, a través de Ecómetro, medimos el impacto total de nuestra construcción: fabricación de materiales, transporte, tratamiento del residuo… Una vez calculado, lo compensamos totalmente a través de programas de reforestación.

 

Pero además de la construcción, también es necesario paliar las emisiones durante en el uso de las viviendas. Para ilustrarlo, un dato: 3 de 4 edificios de la UE no son eficientes energéticamente. Por eso, apostamos por un diseño bioclimático y criterios Passivhaus con el objetivo de reducir al máximo las necesidades de nuestras viviendas en calefacción y refrigeración, por debajo de los 15Kw/hora/m2. 

 

Una vez reducida al máximo la demanda energética, las viviendas de Distrito Natural producen su propia energía, a través de una instalación de paneles fotovoltaicos en la azotea que producen el 30-40% de la electricidad necesaria. El resto, se satisface mediante la contratación de otras energías 100% renovables. 

 

De esta manera, cuando inviertes en Distrito Natural, estas invirtiendo en la lucha contra el cambio climático, en ahorro energético y, sobre todo, en legar a las futuras generaciones un planeta habitable.